Jueves de poesía: BAJO EL CIELO NACIDO TRAS LA LLUVIA, de jorge Teillier.

Bajo el cielo nacido tras la lluvia
escucho un leve deslizarse de remos en el agua,
mientras pienso que la felicidad
no es sino un leve deslizarse de remos en el agua.
O quizás no sea sino la luz de un pequeño barco,
esa luz que aparece y desaparece
en el oscuro oleaje de los años
lentos como una cena tras un entierro.
O la luz de una casa hallada tras la colina
cuando ya creíamos que no quedaba sino andar y andar.
O el espacio del silencio
entre mi voz y la voz de alguien
revelándome el verdadero nombre de las cosas
con sólo nombrarlas: “álamos”, “tejados”.
La distancia entre el tintineo del cencerro
en el cuello de la oveja al amanecer,
y el ruido de una puerta cerrándose tras la fiesta.
El espacio entre el grito del ave herida en el pantano,
y las alas plegadas de una mariposa en calma
sobre la cumbre de la loma barrida por el viento.
 
Eso fue la felicidad:
dibujar en la escarcha figuras sin sentido
sabiendo que no durarían nada,
cortar una rama de pino
para escribir un instante nuestro nombre en la tierra húmeda,
atrapar una plumilla de cardo
para detener la huida de toda una estación.
 
Así era la felicidad:
breve como el sueño del aromo derribado,
o el baile de la solterona loca frente al espejo roto.
 
Pero no importa que los días felices sean breves
como el viaje de la estrella desprendida del cielo,
pues siempre podremos reunir sus recuerdos,
así como el niño castigado en el patio
encuentra guijarros con los cuales forma brillantes ejércitos.
Pues siempre podremos estar en un día que no es ayer ni mañana,
mirando el cielo nacido tras la lluvia
y escuchando a lo lejos
un leve deslizarse de remos en el agua.
 
De Los trenes de la noche y otros poemas, 1964.
 
Poeta chileno nacido en Lautaro en 1935.
Estudió pedagogía en la Universidad de Chile. Ejerció la docencia y el periodismo colaborando en importantes diarios
y revistas de su país. Formó parte del grupo “Trilce” al lado de Enrique Lihn, Efraín Barquero y otros poetas muy vigentes
de la época, cuyo objetivo era construir un gran país cultural. Sus inquietudes literarias lo llevaron a recorrer varios países
de América y Europa. Fue galardonado con importantes premios entre los que se destacan el “Premio Gabriela Mistral”
y “Premio Alerce” . Su poesía fue traducida a varios idiomas.
De su obra destacamos las siguientes publicaciones: Para ángeles y gorriones en 1956, El árbol de la memoria en 1961,
Poemas del país de nunca jamás en 1963, Crónica del forastero en 1968, Cartas para reinas de otras primaveras en 1985,
El molino y la higuera en 1993, y En el mudo corazón del bosque en 1997, publicación póstuma.
Falleció en Viña del Mar en 1996.
 
#juevesdepoesía
#poesía
#poesíachilena
#JorgeTeillier
#lostrenesdelanoche

Responses

Compartílo en tus redes

Share on whatsapp
Share on facebook
Share on twitter
Share on email

BIENVENIDO

0